El año de la peste

A fines de febrero de 2020 compré, on line, una Holga 120N en B&H
Un par de semanas después de haber llegado la cámara, en Argentina, se decretó el aislamiento social obligatorio, tal vez el más extenso en el mundo: alrededor de nueve meses.
Las limitaciones de la Holga resultaron ser el vehículo ideal para retratar la ciudad en la que vivo, Mar del Plata, en medio de esta cuarentena; el carácter que tienen las imágenes que puedo hacer con ella, es único, irrepetible: sus desenfoques, aberraciones, trepidaciones.

La estética de las imágenes obtenidas con la Holga, contribuye a la narración de una sociedad que es obligada por el gobierno a encerrarse tras las cuatro paredes de su casa; donde se limitó nuestra libertad de movimientos, donde se prohíbe hacer deporte, estar cerca de la familia y amigos o asistir a la escuela, pero está permitido que se amontone gente en la calle en manifestaciones promovidas por el gobierno.

Click en las imágenes para ampliarlas >>